jueves, 21 de abril de 2011

Corona Dolorosa a María Santísima de las Angustias




Sexto Dolor.

El sexto dolor fue de agonía teniendo a Jesús bajado de la cruz muerto en sus brazos. Considera a la virgen María al pie de la cruz, abrazada con su hijo difunto; hecha un conjunto de dolores que, como aguas de espadas le penetraban el alma, y tan llena de agonías, que si no le fortaleciera la gracia, muriera con su hijo. Mira, para compadecerse sus copiosas lágrimas, que bastaban para limpiar el ensangrentado cuerpo.

¡OH buena madre, y como este dolor, haciendo oficio de verdugo, os afligía! por vos se dijo, que no puede haber dolor como el que padecisteis.

Danos pues señora, danos a Jesús, para que lo enterremos en el sepulcro de nuestro corazón. Mientras decimos en memoria de este dolor, un Padrenuestro y siete Avemarías.

 Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.


Ave María Dolorida / sin pecado concebida.
Madre llena de dolor, haced que cuando expiremos nuestras almas entreguemos en las manos del Señor.

Servitas de Málaga
Fotografía de ErGitanito 

1 comentario:

  1. que dolor madre de pensar que no saldras a las calles

    ResponderEliminar

La Madre de las Angustias, te guarde por siempre.

Pages